Kevlar® ¿Qué es y por qué es tan resistente?

El Kevlar® es un material sintético lo suficientemente fuerte como para detener balas y cuchillos. Esta propiedad ha hecho que su uso se haya extendido para muchas aplicaciones, entre estos usos se encuentran las prendas de protección laboral. Se suele usar también mezclado con otro material sintético, el Nomex®, otra fibra que es prima hermana pero que difiere en sus propiedades técnicas.

A continuación, os explicamos todo sobre el Kevlar® y qué es lo que lo hace tan resistente:

¿Qué es el Kevlar®?

Continuamente oímos hablar del Kevlar®, es habitual escuchar frases como “Está hecho de Kevlar”. Pero… ¿sabemos realmente qué es? Se trata de poliamida aromática sintética o para-aramida.

Pero si queremos definirlo de manera simple, podemos decir que es una fibra súper resistente. Dicho así no parece gran cosa, pero lo cierto es que sus propiedades no las encontramos en ningún otro material sintético.

Estas propiedades tan diferentes las adquiere de su estructura interna. El Kevlar® no es un material que pueda hacer cualquiera, el origen de este lo encontramos en DuPont, una multinacional de origen estadounidense.

Características y estructura molecular

Se produce a partir de los monómeros parafenilendiamina (C6 H8 N2) y cloruro de tereftaloilo (C8 H4 Cl2 O2), estas unidades se repiten y se unen para formar cadenas, y luego estas cadenas se alinean paralelamente entre sí para formar una red más grande por los enlaces de hidrógeno, que es lo que le da al material su gran resistencia mecánica.

La estructura molecular del Kevlar® le da fuerte resistencia también al fuego con un punto de fusión de hasta 371 grados centígrados. También es ligero de peso, y tiene una resistencia a la tracción de alrededor de 8 veces más que la de un alambre de acero.

El Kevlar® es un material sintético lo suficientemente fuerte como para detener balas y cuchillos.

¿Cómo se hace el Kevlar®?

La fibra de Kevlar se fabrica normalmente en dos pasos:

  1. Polimerización de la p-fenilendiamina para formar politereftalato tereftalamida (PPTA).
  2. Disolución de las cadenas de polímeros en disolventes. Tras ello, estas cadenas se conectan entre sí por medio de enlaces de hidrógeno para formar las fibras reticulares finales.

A diferencia de los materiales balísticos duros como la cerámica y los metales, tiene una gran fuerza, gran tenacidad y resistencia a la tensión debido a la estrecha unión de los enlaces químicos en las moléculas.

Cuando ocurre cualquier impacto, las fuerzas de colisión contra la capa de fibra se convierten en fuerza de tracción y fuerza de corte, durante la cual la fuerza de impacto producida puede ser disipada a la periferia del punto de impacto, siguiendo el consumo de la mayor parte de la energía cinética.

La aplicación del Kevlar® en el campo de la protección ha mejorado enormemente el rendimiento de protección, a la vez que ha reducido enormemente su peso, lo que supone un gran avance en el campo de la protección.

Aplicaciones del Kevlar®

Con una buena resistencia a la llama, resistencia a la tensión y una gran fuerza, se ha utilizado ampliamente en la fabricación de diversos productos de la vida diaria y equipos de protección (guantes de seguridad, monos de carreras, ropa de protección térmica para los bomberos, chalecos antibalas, cascos en el ejército, etc.). La aplicación del Kevlar® ha facilitado enormemente la vida diaria en puestos de trabajo que necesitan una protección extra y ha promovido el progreso en la industria manufacturera.

En el vestuario de protección se usa mezclado con otras fibras como el Nomex® para dotar a esta última de gran resistencia mecánica.

Si tienes alguna duda más sobre el Kevlar® y sus usos, o necesitas equipos de protección fabricados con Kevlar®, puedes ponerte en contacto con nosotros y te facilitaremos la información a la mayor brevedad posible.