El ecodiseño y la durabilidad de las prendas de protección

Cuando hablamos de ecodiseño en el sector textil en general y en el vestuario de protección en particular, el primer objetivo que nos debemos fijar es asegurar la máxima durabilidad y longevidad de las prendas de protección a través del diseño circular o ecodiseño.

En qué consiste el ecodiseño

Incrementar la durabilidad permite aumentar el uso de los productos y disminuir el consumo de recursos. La moda de consumo rápido (fast-fashion) y la disminución de la calidad de los productos, en muchas ocasiones importados de terceros países, ha provocado la disminución del ciclo de vida de la ropa.

El uso medio de las prendas de consumo ha caído en los últimos 20 años, un 36% y cada prenda se usa de media unas 7 u 8 veces.

En el caso del vestuario de protección, el uso suele ser anual, quedándose con las prendas el trabajador para su uso particular. Se ha apreciado en los últimos años un pequeño incremento en la conciencia relativa a los lavados, pero mayoritariamente las empresas cambian la dotación de vestuario anualmente. Sólo en las grandes compañías en las que se trabaja el alquiler con mantenimiento de las prendas de protección o aquellas que aún se hace suministro, se ha visto una mayor concienciación, en unos casos aumentando los años de alquiler y en otros dando el vestuario a demanda, una vez que se ha facilitado una primera dotación.

El modelo de empresas que prestan sus servicios para otras compañías o administraciones, o en general las empresas con una gran temporalidad de los trabajadores, ha provocado el consumo masivo de prendas corporativas, de uniformidad o de protección importadas de terceros países. Podemos afirmar que el fast-fashion también se ha hecho su hueco en el vestuario corporativo y laboral.  

El ecodiseño en las prendas de protección

Garantizar una durabilidad mínima del EPI y exigir que todos los productos textiles cumplan con un requisito mínimo de vida útil es fundamental para modificar el impacto ambiental de la industria textil.

Se sabe empíricamente que alargar la vida de una prenda 9 meses supone un ahorro en la huella de carbono, hídrica y de residuo entre un 20 y un 30%.

En el caso del vestuario de protección, nos encontramos con que al ser equipos de protección individual, se deben certificar de acuerdo a unos requisitos esenciales de salud y seguridad. Estos requisitos constriñen los grados de libertad que tenemos a la hora de diseñar un vestuario de protección.

Pautas para realizar el diseño circular de los EPIS

En la etapa de diseño técnico de un vestuario de protección, una cuidadosa selección de los tejidos y de los impropios, incrementará la durabilidad y reparabilidad del vestuario. Los materiales usados son claves durante el proceso de ecodiseño para mantener los productos en uso más tiempo y poder ser reparados si se precisa. Es necesario en esta etapa establecer:

🔄 Propiedades de los tejidos

Requisitos para que los tejidos de protección sean aún más resistentes, por ejemplo, al pilling, o se mejoren las propiedades de solidez del color, la resistencia al desgarro y la estabilidad dimensional. Definir tejidos y productos textiles de alta calidad y distinguirlos claramente de los materiales y productos textiles de baja calidad, por ejemplo, por ensayos mecánicos, solideces al color o por número de lavados. No se debería poner en el mercado vestuario de protección, por ejemplo, certificado a cinco lavados.

🔄 Datos estructurados

Garantizar la recopilación de datos estructurados sobre los productos químicos en los textiles, incluidos, por ejemplo, metales pesados, tintes, fenoles, ftalato, retardante de llama, PFAS, formaldehído, etc. Investigar aditivos químicos, incluidos tintes, repelentes de agua, retardadores de llama, agentes antibacterianos y su efecto más amplio sobre la circularidad.

🔄 Reciclabilidad

Un punto que no aplica a la durabilidad, pero si a la reciclabilidad sería el tratar de reducir el número de composiciones distintas que se ofrecen en el mercado. Este paso facilitaría a los gestores del residuo la clasificación posterior para tratar de reciclar.

🔄 Durabilidad

Hay que definir requisitos de durabilidad en partes específicas como pueden ser elementos retrorreflectantes, cuya durabilidad marca actualmente el ciclo de vida de una prenda de protección para riesgos de baja visibilidad.

También hay que especificar durante las distintas etapas de ecodiseño los requisitos de durabilidad de costuras, cremalleras, botones, broches, velcros, forros, anagramas, etc. Los hilos producidos a partir de diferentes tecnologías de hilado afectan el rendimiento del tejido. En el caso del vestuario de protección, los hilos utilizados en vestuario de protección con resistencia al calor y/o llama tendrán un proceso de separación distinto de un hilo ordinario de poliéster.

Es necesario definir nuevos parámetros en la etapas de confección de ecodiseño, pensando en la máxima durabilidad de la prenda. Hasta ahora el criterio era el número de minutos mínimo que debo invertir en su fabricación y que me permita ser competitivo. Este cambio conlleva una inversión en tiempo de confección mayor.

El diseño de vestuario multifuncional facilita el proceso de economía circular, puesto que si toda la compañía usa las mismas prendas, es más fácil la gestión global y se puede trabajar la durabilidad y la reparabilidad de una manera conjunta.

En esta etapa de diseño, es muy importante ir dando entrada a tejidos procedentes de materiales que se hayan recuperado. En este punto es crítico aumentar el conocimiento relativo a las prestaciones de estos materiales.

taller hv

La concepción de los clientes acerca del ecodiseño

economia circular oroel

Además de estudiar la introducción de materiales más duraderos, es importante ir modificando el comportamiento de los consumidores de las prendas de protección.

En el vestuario corporativo y de protección hay que informar a los clientes que se debería evitar la inclusión de elementos puramente de adorno, sin ningún objetivo funcional, como vivos de colores, etc. que dificultan la posterior clasificación de la prenda, una vez que es un residuo.

También es importante informar a los clientes de los materiales que pueden limitar su posterior reciclado, como por ejemplo, el uso muy común de los elastanos.

Se debe trabajar con los clientes en alargar el tiempo de uso de las prendas de los trabajadores, ofreciendo prendas con mayor número de lavados y con la posibilidad de alquilar las prendas.

Introducción de nuevas políticas y regulaciones

Por último y para concluir, no sólo es necesario introducir cambios técnicos y cambios en las pautas de comportamiento de los clientes.

La introducción de nuevas políticas y regulaciones, como la introducción de la responsabilidad extendida del productor, impuestos en el uso de materiales no deseados, etc.; se hacen necesarias en vías de promover y facilitar a las empresas europeas, ser pioneras en la implantación de modelos de negocio cuyo impacto sea sostenible.

Introducir requisitos obligatorios para reducir el uso de productos químicos peligrosos, así como para rastrear y divulgar información sobre su uso. Divulgar información sobre los productos químicos utilizados en productos terminados y durante los procesos de producción, y garantizar su trazabilidad es crucial. Entre el 60-80% de los productos textiles vendidos en Europa se fabrican fuera de la UE. Las políticas deben apuntar a impulsar productos químicos eficaces a lo largo de toda la cadena de valor.

En una etapa final, un reconocimiento europeo a los productos que se diseñan y fabrican siguiendo modelos de durabilidad, reparabilidad, reciclabilidad y disminución en el uso de recursos, por ejemplo mediante un sello europeo o un pasaporte; ayudaría a mejorar la competitividad de las empresas europeas.