Calor y llama y arco eléctrico

Gama de prendas para trabajadores del sector eléctrico generación, distribución, mantenimiento y un largo etc. Concebidas para dar gran comodidad a la vez que protección.

Si hay una fuente de energía que cada día es más importante en nuestras vidas, esta es sin duda la electricidad.

En estos días, nos encontramos inmersos en una transición energética y grandes compañías eléctricas y no eléctricas (fundamentalmente petroleras) anuncian grandes inversiones y nuevos planes estratégicos con la obsesión puesta en el desarrollo masivo de fuentes de energía eléctrica renovables.

Desde el punto de vista de los equipos de protección individual, nos encontramos con dos riesgos bien diferenciados: el contacto eléctrico y los riesgos generados por un arco eléctrico.

Este artículo lo vamos a dedicar hablar del segundo de los peligros y más concretamente de las prendas o vestuario con resistencia a los efectos de un arco eléctrico.

Se denomina arco eléctrico a la descarga eléctrica que se forma entre dos puntos con una diferencia de potencial. Un arco eléctrico es una descarga de energía espontánea consecuencia de una conexión accidental eléctrica entre dos elementos a diferente potencial.

Cuando tiene lugar un arco eléctrico se producen una gran liberación de energía en forma de onda de choque (llegando a una presión de 20 a 30 t/m2), de calor y/o llamaradas (durante un arco se pueden alcanzar temperaturas de hasta 20.000 °C). Desprendimiento de materias incandescentes en forma de metralla, un ruido muy intenso (niveles acústicos superiores a los 120 decibelios) y la generación de gases tóxicos.

Las prendas de vestir con protección contra arcos eléctricos, proporcionan una protección adicional contra los efectos térmicos de los arcos eléctricos. Las prendas de protección contra arcos están diseñadas para resistir la ignición y para proteger contra la energía térmica liberada por el arco. El objetivo de estas prendas es disminuir la severidad de las quemaduras, dando al trabajador que ha sufrido un arco más probabilidades reales de sobrevivir. Se conocen en el mercado como prendas multirriesgo y se están imponiendo su uso en el mercado, por el gran número de riesgos que combinan, junto con materiales cada vez más ligeros.

Características de la normativa de vestuario de protección contra el arco eléctrico

Las normas actualmente en vigor son las de la Comisión Electrotécnica Internacional, EN IEC 61482-1-1:2019 y la EN 61482-1-2:2014

El ensayo descrito en la norma EN IEC 61482-1-1:2019 se basa en la realización de un arco abierto. Permite determinar el ATPV (Arc Thermal Performance Value o Valor de Protección Térmica al Arco), definido como la energía térmica incidente a la que debe ser expuesta la indumentaria, para que exista un 50% de probabilidad de que el usuario de la misma sufra quemaduras de segundo grado, sin rotura de la prenda.

En cuanto al ensayo contemplado en la norma EN 61482-1-2:2014, sigue la metodología propuesta por la norma europea que la antecedió, la UNE-ENV 50354/2001-, generando un arco constreñido en una caja de yeso (‘Box Test’), con dos electrodos de cobre y aluminio, sometidos a una tensión de 400 V. Clasifica también a los materiales y prendas en dos clases APC1 y APC2, de acuerdo con el valor de la corriente de arco prevista (4kA o 7 kA).